¿Por qué soy Católico? 8 Razones poderosas

Seguramente alguna vez te han preguntado: ¿Por qué eres católico? Tal vez la respuesta más inmediata seria dar razones familiares, o decir que fue lo que te enseñaron, o porque te bautizaron de niño etc.

Seguramente sabes que la Iglesia es la Verdadera Iglesia de Cristo, pero ¿en verdad, sabes por qué estás en la verdadera iglesia?

Nosotros como católicos tenemos que estudiar y conocer Nuestra Fe para poder dar razón de ella.

A continuación te contaremos 8 razones poderosas que nos aseguran que la Iglesia Católica es la Iglesia de Cristo, y en la cual estamos orgullosos de pertenecer.

 

Cristo fundó una sola Iglesia

Es indiscutible que Nuestro Señor Jesucristo fundo una sola iglesia, así lo demuestra la biblia en el evangelio de San Mateo:

“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia” (Mateo 16,18)

Hoy en día, encontramos miles de sectas, que afirman ser la iglesia de Cristo, sin embargo, su historia no tiene más de 100 o 300 años.

Nosotros sabemos perfectamente que Cristo fundo su iglesia hace casi 2000 años, y es a la cual queremos pertenecer siempre.

 

La Iglesia fundada por Cristo llegará hasta el fin del mundo

Existen un gran número de hermanos protestantes que para justificar la existencia de sus sectas, aceptan que Cristo fundo una sola iglesia, sin embargo, dicen que esta iglesia se corrompió y se terminó debido a su mala conducta.

Por supuesto, esta forma de pensar es errónea, ya que Jesús nunca dijo que la Iglesia que el mismo fundo se acabaría en tal fecha o bajo alguna condición, al contrario, Jesús dijo que su Iglesia llegaría hasta el fin del mundo:

 “y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16,18)

Queda absolutamente claro que existirán problemas, traiciones, dificultades y todo lo que quieran, pero jamás, nadie ni nada podrá destruir la Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo.

Ni el judaísmo, ni el paganismo, ni los falsos profetas, ni los ateos, ni los gobiernos, ni las sectas, ni el mismo Satanás en persona podrá destruir la Iglesia de Cristo.

La Iglesia de Cristo llegará hasta el fin del mundo:

“yo he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28,20)

 

La Iglesia Católica es la única Iglesia que fundó Jesús y llegará hasta el fin del mundo

Actualmente, existen una enorme cantidad de denominaciones o grupos protestantes que se hacen llamar la “Iglesia de Cristo”, sin embargo Las escrituras nos dicen que Cristo personalmente fundo solamente una iglesia (no miles) y fue hace casi 20 siglos. Las denominaciones protestantes no tienen ni 500 años de existencia.

La única Iglesia que Nuestro Señor Jesucristo fundó es la Iglesia Católica.

¿Cómo podemos estar tan seguros? Porque la Iglesia Católica es la única que surge desde Jesús mismo, es la única que puede demostrar claramente su antigüedad desde los primeros años de los cristianos empezando con los apóstoles.

Sin embargo, ningún grupo o denominación de hermanos separados puede demostrar dicha antigüedad, pues a lo mucho tienen 300 o 500 años de historia. De ninguna manera pueden sustentar que ellos son la Iglesia de Cristo.

 

Una Iglesia visible

Gran número de hermanos separados afirman que la Iglesia, cuerpo místico de Cristo no se puede comparar con alguna entidad eclesiástica, sino que se conforma de todos los que hayan puesto su Fe en Jesús.

Nosotros los católicos sabemos que La Iglesia fundada por Jesús cuando estuvo en la Tierra, fue la Iglesia Católica. Además, es la única que tiene sus raíces en Cristo mismo, mientras que las denominaciones protestantes fueron fundadas por hombres en recientes siglos.

La Iglesia y Cristo son totalmente inseparables, pues Jesús mismo fundo su iglesia sobre los doce apóstoles dejando a la cabeza a Pedro.

“Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos.” (Juan 21, 15)

Nadie puede decir que acepta a Cristo, pero rechaza a la Iglesia, eso es totalmente inconcebible.

 

Dijo Jesús:

“El que recibe a ustedes, a mí me recibe, y el que me recibe a mí, recibe al que me envió” (Mt 10,40).
“Como el Padre me envió a mí, así yo los envió a ustedes” (Juan 20,22).
Si no oyere a la Iglesia, tenle por gentil y publicano” (Mt 18,17).

En la Iglesia se da la plenitud de los medios de salvación, entregados por Jesucristo a los hombres mediante los apóstoles.

“para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.” (1 Timoteo 3, 15)

Desde cualquier punto de vista es un gran error fundar nuevas iglesias a su propia conveniencia, puesto que Cristo ya fundo una, y si lo aceptamos a él tenemos que aceptar a su Iglesia.

 

Una Iglesia de santos y pecadores

En la biblia se nos menciona a la Iglesia como un campo donde crece trigo y también hierba mala, incluso en la primitiva comunidad cristiana guiada por los apóstoles, existieron múltiples problemas e infidelidades, mentiras  (Hechos 5, 1-11) inmoralidades sexuales (1 Corintios 5), chismes etc. Los apóstoles tuvieron que establecer diáconos para guiar a las personas.

También entre los apóstoles existió por ejemplo la traición de Judas a Jesús y que posteriormente se ahorco, también tenemos el ejemplo de Pedro que negó a Jesús pero que después se arrepintió y quedo como jefe de la Iglesia y del rebaño de Cristo (Juan 21, 15-17)

¿Por qué, entonces, hay que extrañarse de que en la Iglesia de Jesucristo encontramos buenos, malos, santos
y pecadores, en todos los niveles?

El fariseo y el publicano

Precisamente, el pretender una iglesia donde haya puros santos ha dado origen a la formación de muchas sectas que posteriormente se llenaron de pecado, se desintegraron y desaparecieron.

Resulta útil recordar la parábola de Jesús sobre el Fariseo y el publicano:

“A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.” (Lucas 18, 9-14)

Tenemos que desconfiar de aquellas personas que pretenden ser santos como el fariseo y desprecian a la Iglesia Católica, acusándola de tener pecadores. Incluso puede resultar más grave el orgullo y sentirse bueno y despreciar a los demás.

 

Confianza en Cristo

La biblia es clara con respecto a poner nuestra confianza en otro hombre y apartarse de Dios.

“Maldito el hombre que confía en otro hombre” (Jer 17,5)

Nosotros los católicos ponemos toda nuestra confianza en Cristo, que fundo la Iglesia Católica y prometió que ni las puertas del infierno podrán contra ella.

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16, 18)

Nosotros jamás dudamos de la promesa de nuestro señor Jesucristo.

Durante toda la historia has surgido miles y miles de sectas y muchas han desaparecido, pero la Iglesia Católica desde su fundación por Cristo siempre ha existido y seguirá existiendo.

 

La única Iglesia que me ofrece a Cristo como Pan de Vida.

Es posible que todas las iglesias “cristianas” escudriñen las escrituras, pero no nos ofrecen a Cristo: El pan de Vida Eterna.

“Ustedes escudriñan las Escrituras pensando que encontrarán en ellas la vida eterna, y justamente ellas dan testimonio de mí. Sin embargo ustedes no quieren venir a mí para tener vida.” (Juan 5, 39-40)

“Jesús les dijo: «Yo soy el pan de vida. El que viene a mí nunca tendrá hambre y el que cree en mí nunca tendrá sed. Sin embargo, como ya les dije, ustedes se niegan a creer aun después de haber visto. Todo lo que el Padre me ha dado vendrá a mí, y yo no rechazaré al que venga a mí” (Juan 5, 35-37)

«Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron el maná en el desierto y murieron; este es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera. Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.»  (Juan 6,48-51)

Son las palabras textuales de Nuestro Señor Jesucristo, quien nos dice que el pan que él nos dará es su carne.

Jesucristo, nos dejó la Eucaristía como memorial de su gran Amor. Nosotros tenemos el gran privilegio de recibir a Nuestro Señor Jesucristo en nuestro corazón de forma real en la Eucaristía.

 

Tenemos a Nuestra Madre Santísima

 “Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.” (Hechos 1, 12-14)

La Iglesia de Cristo perseveraba en ayuno y oración. Todos los apóstoles junto con otras mujeres y María la Madre de Jesús. Estaban presentes el día en que vino el Espíritu Santo. La Iglesia tenía como miembro importante a la Virgen María, pues incluso las escrituras la menciona con su nombre al igual que los apóstoles.

Nosotros los católicos desde siempre hemos tenido a María como pieza importante de la Iglesia.

 

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo con tus familiares y amigos para el crecimiento y fortalecimiento de nuestra Fe. Saludos y Bendiciones.

También te puede interesar:

APOLOGÉTICA MARIANA, ¿EN VERDAD CONOCES A LA VIRGEN MARÍA?

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE EL SANTO ROSARIO

PREGUNTAS FRECUENTES DE PROTESTANTES SOBRE LA VIRGEN MARÍA

EXPLICACIÓN SENCILLA DE LOS DOGMAS MARIANOS

EXPLICACIÓN SOBRE LAS APARICIONES Y ADVOCACIONES MARIANAS

Comentarios
Comparte con tus amigos:

También te podría gustar...