¿Es Malo escuchar cantos protestantes?

Empezaremos recordando que la música es un estímulo que afecta el campo perceptivo de una persona; es decir, el flujo sonoro puede cumplir con diversas funciones ya sea como entretenimiento, comunicación, ambientación, etc.

Es importante decir que la música protestante en sí no es mala, sin embargo, puede confundir respecto a tu doctrina. Es más que evidente que la doctrina protestante no es igual que la doctrina católica y claramente así lo muestran sus cantos.

Algunos ejemplos de las diferencias entre ambas doctrinas:

  • Para los protestantes sólo la fe salva y sólo la Sagrada Escritura son necesarias para llegar a Dios.
  • Nosotros los católicos creemos que María es Virgen, sabemos que es la madre de Dios y que fue asunta al Cielo.
  • Sabemos que Nuestro Señor Jesucristo se hace presente en los 7 sacramentos.
  • Creemos en la autoridad del Papa como vicario de Cristo y en la comunión de los santos.

Los cantos católicos tienen que manifestar nuestra doctrina para testimoniar nuestra fe y acompañar adecuadamente nuestras ceremonias religiosas.

Es preocupante ver como la música protestante se ha metido en la Iglesia, pero lo que más preocupa es que muchas personas lo ven como algo normal afirmando que se trata de “ecumenismo”.

  1. Los cantos protestantes expresan lo esencial de sus creencias, lo que causa que de tanto repetir estos cantos se graben algunas frases o lo que sería peor que lo tomen como dogma de Fe.
  2. Como católicos no podemos ser incoherente; no podemos estar comprometidos con la defensa de nuestra fe por un lado y por el otro, difundir o apoyar a cantantes que denigran nuestra fe.
  3. No hay que dejarse llevar por el sentimentalismo, un católico poco firme en su fe puede dejarse manipular de tal manera que para él la música católica se le puede hacer aburrida, y decidir escuchar ciertos cantos protestantes solo porque allí hay baile, danza y todo, olvidando así que las alabanzas son para Dios y no para deleitar el cuerpo.
  4. No debemos engañarnos con un falso ecumenismo; eso de querer tapar los gustos por los cantos protestante con ecumenismo es incorrecto.

“Todo me es licito, pero no todo me conviene”. San Pablo

En conclusión, podemos escuchar cantos protestantes, claro que sí, pero no nos conviene, no busquemos alegría y gozo en casa ajena, cuando tenemos la mejor y fascinante fiesta en casa.

Comentarios
Comparte con tus amigos: