¿Conoces la interesante Historia de Nuestra señora de la divina providencia?

El día de nuestra señora de la divina providencia es conmemorado los 19 de noviembre. Se trata de la devoción mariana más importante de Puerto Rico, siendo su patrona. San Juan, capital del país, es el sitio en donde mora la virgen en su capilla.

Historia de la Señora de la Divina Providencia

El culto que se rinde a Nuestra Señora de la Divina Providencia, se remonta al siglo XIII, en tierras lejanas, específicamente e Italia. En donde ha sido venerada con gran devoción y su fe trascendió fronteras hasta asentarse en España, en donde goza de un gran número de creyentes, principalmente en Tarragona, donde fue construido su santuario.

La llegada de Nuestra Señora de la Divina Providencia a tierras puertorriqueñas, se debe al Monseñor Gil Esteve Tomás, oriundo de Cataluña, quien fuese nombrado para la época como el obispo de Puerto Rico. Hacia donde se trasladó, llevando consigo esta devoción mariana que había crecido durante sus años de formación.

Se escoge el 19 de noviembre como fecha para celebrar su día, por parte de Pablo VI, quien la declara patrona de Puerto Rico. La fecha no fue tomada al azar, sino que coincide con el descubrimiento de Cristóbal Colón de la isla, para el año de 1.943.

Acerca de la imagen de la Señora de la Divina Providencia

La imagen de Nuestra Señora de la Divina Providencia se trata de la Virgen María, madre amorosa y devota que carga dulcemente entre sus brazos al niño Jesús, quien duerme en completa paz y absoluta tranquilidad. Sus manos se encuentran unidas en oración, sosteniendo la mano izquierda del niño, siendo una imagen que transmite una ternura indescriptible.

La imagen original de Nuestra Señora de la Divina Providencia se encuentra en Italia y es venerada por los devotos. Es un óleo pintado por San Felipe Benicio, cuyo nombre es “La Divina Providencia” y fue hecho en agradecimiento por el favor concedido al responder a su petición por protección para sus frailes en un momento de hambruna. 

Al salir del convento, halló en sus puertas dos cestas con alimentos suficientes para todos, siendo considerado como un milagro de la Virgen. A Puerto Rico llegó inicialmente una imagen tallada en España, gracias a Don Gil Esteve que estuvo en catedral por 67 años, hasta 1920 cuando se sustituyó por una nueva de madera que continua allí hoy en día.

Ahora te invitamos a realizar esta hermosa oración a Nuestra Madre, Nuestra Señora La Divina Providencia :

Comentarios
Comparte con tus amigos:

También te podría gustar...