¿Conoces la fascinante Historia de Nuestra Señora de la Merced?

Todos los 24 de septiembre se celebra la advocación mariana de Nuestra Señora de la Merced. Gracias al Papa Inocencio XII, quien determinó la fecha como la Fiesta de la Virgen de la Merced para la Iglesia católica en todo el mundo.

Durante el siglo XIII, en épocas oscuras en las que la esclavitud estaba vigente, una práctica común era que los moros arribarán a las costas y secuestrarán cristianos para llevarlos hasta África en calidad de esclavos. Siendo una práctica que mermó la fe de muchos al pensar que Dios les había dejado a su suerte.

Es entonces cuando la Santa Virgen María se le apareció a San Pedro Nolasco y le pide continuar liberando a los esclavos cristianos. Una labor que venía realizando con grandes esfuerzos desde hacía tiempo ya, invirtiendo todo su dinero y recursos hasta que se acabaron y entonces comenzó a pedir limosna, pero esto no era suficiente para negociar con los esclavistas.

Desesperado por ayuda, imploró a Dios por auxilio y es entonces cuando recibe la visita de Nuestra Señora de la Merced quien le solicita crear una congregación que se encargue de redimir a aquellos que han sido capturados como esclavos.

Sin embargo, Nolasco duda en el momento, pues no sabe cómo hacer para convencer a sus hermanos de que se trata de un mandato divino a lo que la Virgen responde con dulces palabras que le llenan de seguridad para continuar adelante. Sus palabras exactas fueron:

 “No dudes en nada, porque es voluntad de Dios que se funde una orden de ese tipo en honor mío; será una orden cuyos hermanos y profesos, a imitación de mi hijo Jesucristo, estarán puestos para ruina y redención de muchos en Israel es decir, entre los cristianos y serán signo de contradicción para muchos”.

La orden de los Mercedarios

Dadas las circunstancias, se funda en Barcelona, España, la orden de los Mercedarios, comandados por San Pedro Nolasco. Quien fuese su Superior General, mención otorgada por el Papa Gregorio IX, a partir del 10 de agosto de 1218.

Todos los integrantes de la orden hacen un voto de castidad, de pobreza y de obediencia y entregan su vida a la liberación de los esclavos. En nombre del señor, incluso hacían un compromiso de tomar el lugar de algún esclavo que no pudiese ser liberado en caso de no contar con el dinero para negociar su liberación.

Ahora te invitamos a realizar esta hermosa oración a Nuestra Señora de la Merced:

Comentarios
Comparte con tus amigos:

También te podría gustar...