Preguntas sobre la Virgen María

¿Te has preguntado alguna vez por qué Satanás odia tanto a la Virgen María?

Te habrás dado cuenta que los dogmas Marianos y las devociones a la Virgen son las que despiertan las más fuertes reacciones en aquellas personas que rechazan a la Iglesia.

Nosotros como creyentes y seguidores de Cristo tenemos la responsabilidad de conocer y de dar razones de nuestra fe.

Tenemos la gran encomienda de defender a nuestra madre, dada a nosotros por el mismo Jesús en la cruz.

“sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3,15)

  • Veneración a María
  • Rezo a María
  • Martín Lutero y su Devoción por la Virgen María
  • María en el Plan de Salvación

 

La Virgen María aplastará su cabeza

Debes de saber que estos duros ataques a Nuestra Madre no es casualidad, pues ya estaban profetizado.

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Génesis 3,15)

También en las sagradas escrituras nos dice que Satanás hará la guerra a los hijos de la mujer.

“Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12,17)

Satanás humillado por la humildad de María.

Satanás odia y aborrece con todas sus fuerzas el hecho de que su derrota será a manos de una sierva humilde y humana, es decir todo lo contrario a él.

De cierta manera, el orgullo del diablo pudiese aceptar que fue derrotado por Jesús porque sabe que es Dios. ¿Pero soportar el hecho de ser derrotado por una pequeña niña de 13 años al aceptar el designio de Dios? Es sencillamente humillante para él.

Derrota a Satanás con ayuda de la Virgen María

¿Quieres aplastar la cabeza del diablo y sus redes en tu vida? ¿Quieres triunfar en las pruebas, tentaciones y tormentas?

Nuestra invitación es, recurrir a nuestra Madre María. Amarla, tal y como lo hizo Jesús. Aspirar a su fiel y protector abrazo de madre.

Sigamos el ejemplo de los santos que se consagraron a María y la tomaron como su fiel y protectora madre que los condujo al camino correcto y seguro hacia Jesucristo.

“Ser devoto a la, Santísima Virgen María, es un brazo de salvación que Dios nos entrega a aquellos a los que Él quiere salvar” (San Juan Damasceno)

“Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfecta Madre”. (San Juan Pablo II)

 

Si te ha gustado el articulo, puedes compartirlo con tus familiares y amigos para el crecimiento y fortalecimiento de nuestra Fe. Saludos y Bendiciones.

 

Comparte con tus amigos: