¿Asunción de María? ¿Invento de los católicos?

¿Por qué los católicos creen que María ascendió al cielo?, ¿Por qué se celebra la asunción de maría?, Son interrogantes muy comúnmente escuchadas entre los hermanos protestantes. Es muy importante saber explicar este importante dogma de la iglesia para dar razones de nuestra Fe.

¿Qué es la Asunción de María?

Se trata de uno de los 4 dogmas marianos y que se formula así:

“La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo.” (Constitución Munificentisimus Deus)

Este Dogma fue proclamado por el Papa Pío XII, en 1950, en la Constitución Munificentisimus Deus:

 

“Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo” (Constitución Munificentisimus Deus)

 

Como católicos, seguidores de cristo creemos firmemente que Nuestra Madre María fue asunta o levantada hacia el cielo. Esto quiere decir que fue llevada a la presencia de Dios en cuerpo y alma.

¿Asunción o Ascensión?

Es importante recalcar que Asunción y Ascensión no es lo mismo. Ascensión es de Jesucristo pues el subió al cielo por su propia cuenta, mientras que la Asunción en María es cuando es llevada al cielo en cuerpo y alma.

Entonces surgen las siguientes preguntas: ¿Pero cómo es posible que una persona suba al cielo en cuerpo y alma?, ¿Es eso posible?, ¿Hay constancia de ello? Si lo hay, y lo vamos a analizar.

¿Es bíblica la Asunción de las personas?

“Mientras caminaban conversando, un carro de fuego con caballos de fuego se colocó entre ellos, y Elías subió al cielo en un remolino.” (2 Reyes 2, 11)

Observamos como Elías, un hombre de carne y hueso, un hombre de Dios, muy creyente, fue subido al cielo en cuerpo y alma.

Miremos otra cita donde otro hombre de Fe, también fue llevado por Dios al cielo:

 

“Por su fe también Henoc fue trasladado al cielo en vez de morir, y los hombres no volvieron a verlo, porque Dios se lo había llevado. Antes de que fuera arrebatado al cielo, se nos dice que había agradado a Dios” (Hebreos 11, 5)

 

Miremos entonces, como tanto Enoc como Elías fueron llevados al cielos sin conocer la muerte terrenal por su gran Fe y agrado a Dios.

 

¿Sería más grande la fe de Enoc que la Fe de la Virgen María?, ¿María es un ejemplo de Fe?

María y su Asunción

María como Modelo de Fe

Si hablamos de Fe, no hay nadie mejor que la Virgen María como Modelo de Fe y agrado a Dios.

María es la “Llena de Gracia” dicho por el ángel Gabriel (Lucas 1, 28), de la misma manera le dice que Dios esta con ella: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.”  Así como Enoc anduvo con Dios, también, Dios estaba con María.

María es la llena de gracia ya que ha encontrado el favor de Dios (Lucas 1, 30), María de manera totalmente incondicional acata con amor la voluntad de Dios: “«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»”

 

Las escrituras dan constancia de que antes de la pasión de Jesucristo, María declara que Dios ya la ha salvado y todas las generaciones la llamaran bienaventurada.

“porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lucas 1, 48)

De esta manera, es un caso como el de Henoc en un máximo grado ya que mereció ser la Madre de Nuestro Señor, y encontró el favor de Dios, dicho por el ángel.

Claramente sabemos que María es del agrado de Dios y ella es un gran ejemplo de Fe, siendo salva incluso desde antes de que Jesucristo viva su pasión.

 

Promesa de Resurrección y la Virgen María

Recordemos citas de la biblia sobre la promesa de Dios sobre la resurrección.

“Pues cuando resuciten de la muerte, ya no se casarán hombres y mujeres, sino que serán en el cielo como los ángeles” (Marcos, 12, 25)

“Pero para nosotros hay un solo Dios, el Padre: todo viene de él y nosotros vamos hacia él” (1 Corintios 8, 6)

“No se turben; crean en Dios y crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. De no ser así, no les habría dicho que voy a prepararles un lugar. Y después de ir y prepararles un lugar, volveré para tomarlos conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Para ir a donde yo voy, ustedes ya conocen el camino” (Juan 14, 1-4)

 

Tomando en cuenta la promesa de la Resurrección y que Dios ya había salvado a María, no quedaba sino que al término de su vida  resucitara inmediatamente.

“La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos” (Catecismo, n. 966).

La Virgen María nos precedió en el cielo y nos precederá siempre, como madre de nuestro rey que se sienta al lado del trono.

 

María es la Nueva Arca de la Alianza, destinada a subir al cielo

Nuestro señor Jesús tenía que entrar en el reposo, y con él, el arca:

“¡Levántate, Señor, y ven a tu reposo, tú y el Arca de tu fuerza!” (Sal 132,8)

María es la Nueva Arca, y bíblicamente lo podemos observar en  Apocalipsis 11, 19 y el texto siguiente, Apocalipsis 12, 1.

“Entonces se abrió el Santuario de Dios en el Cielo y pudo verse el arca de la Alianza de Dios dentro del Santuario. Se produjeron relámpagos, fragor y truenos, un terremoto y una fuerte granizada.” (Apocalipsis 11, 19)

San Juan dice que se abrió el Santuario de Dios en los cielos y entonces vio el Arca de la Alianza. ¿Qué es lo que exactamente ve San Juan? La mujer vestida de sol, María.

“Apareció en el cielo una señal grandiosa: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza” (Apocalipsis 12, 1)

En efecto, Juan ve a María en el cielo. Pero entonces…

 

¿Cómo sabemos bíblicamente que ella es la nueva arca de la alianza?

El Arca de la Alianza antigua fue hecha para guardar en ella el Testimonio del Pacto de Dios. La Virgen María es la única persona que guardo en su vientre al Testigo del Nuevo Pacto de Dios con los hombres.

 

Miremos lo que dijo David al enterarse que el Arca iba camino de su casa:

“Ese día sintió David un verdadero temor por Yavé y se dijo: ¿Y el Arca de Yavé va a entrar en mi casa?”, (2 Sam 6, 9)

Ahora observemos que cuando María va a visitar a Isabel, esta se llena del Espíritu Santo y pregunta en voz alta:

“¿Cómo he merecido yo que venga a mí la madre de mi Señor?” (Lucas 1. 43)

 

De la misma manera en que David salta de alegría frente al Arca (2 Sam 6, 14), Juan el Bautista lo hizo en el vientre de su madre cuando llegó María a casa de Isabel (Lucas 1, 44).

El Arca, luego del episodio de David, permaneció tres meses en el lugar (2 Sam 6, 11), el mismo tiempo que María permaneció en casa de Isabel (Lucas 1, 56).

Otra comparación entre la antigua y la nueva arca de la alianza.

“El Espìritu Santo descenderà sobre ti y el poder del altísimo te cubrirá con su sombra” (Lucas 1,35)

“La nube cubrió entonces la tienda de las citas y la gloria de Yahvé lleno la morada” (Éxodo 40,34)

 

Asunción de la Virgen María

¿Por qué estamos completamente seguros de que María fue asunta a los cielos?

 

Estamos 100% seguros por la tradición de la Iglesia desde los primeros años del cristianismo. Las tradiciones de la Iglesia se verifican contra la Sagrada Escritura, y en este caso de la Asunción ya sabemos que es consecuencia necesaria de la Biblia.

Muchas personas ignoran que atender las tradiciones de la Iglesia, es mandato bíblico:

“Por lo tanto, hermanos, manténganse firmes y guarden fielmente las tradiciones que les enseñamos de palabra o por carta” (2 Tes 2, 15)

“Les alabo porque me son fieles en todo y conservan las tradiciones tal como yo se las he transmitido” (1 Co 11, 2)

 

Nosotros creemos lo que la iglesia dice, porque la iglesia es pilar y base de la verdad. No necesita base escritural para proclamar los dogmas. Por ser ella misma la base de la verdad y tener la autoridad dada por Cristo tiene toda la autoridad.

“pero si tardo, para que sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la verdad.” (1 Timoteo 3, 15)

“yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»” (Mateo 16, 18)

 

Asunción de María en voz de los primeros cristianos

Desde los primeros siglos ya se hablaba de la asunción de María. Algunos de los relatos:

  • Relatos Transitus Mariae , cuyo núcleo originario se remonta a los siglos II y III.

– Melitón de Sardes (año 180 DC). Melitón viajó a Jerusalén para informarse de la tradición eclesiástica y escribió con profusión sobre una gran variedad de temas El autor imagina que Cristo pregunta a los Apóstoles qué destino merece María, y ellos le dan esta respuesta:

“Señor, elegiste a tu esclava, para que se convierta en tu morada inmaculada … Por tanto, dado que, después de haber vencido a la muerte, reinas en la gloria, a tus siervos nos ha parecido justo que resucites el cuerpo de tu Madre y la lleves contigo, dichosa, al Cielo” (Relatos Transitus Mariae)

 

 

  • San Germán de Constantinopla (710):

«Cuando dejaste la tierra, evidentemente subiste al cielo; pero debo decir que antes no estabas excluida de los cielos, y que después, al elevarte por encima de los coros celestiales, mostrándote muy superior a las creaturas terrestres, no dejaste la tierra; en verdad, al mismo tiempo embelleciste los cielos e iluminaste la tierra con una gran claridad, ¡oh Madre de Dios! Tu vida en este mundo no se tornó extraña a la vida celestial; tu tránsito tampoco ha modificado tus relaciones espirituales con los hombres. Por eso, podemos estar bien seguros de que así como durante tu estadía en este mundo permanecías junto a Dios, tu cambio respecto de la condición humana no ha sido motivo para que abandones a los que están en el mundo. Todos oímos tu voz, y todas nuestras voces llegan a tus oídos atentos; tú nos conoces cuando nos socorres y nosotros reconocemos tu auxilio siempre magnífico, y que nada -hablo de tu muerte- ha podido constituir un obstáculo para el conocimiento mutuo entre tú y tus servidores» (San Germán de Constantinopla)

 

La tradición proveniente de los primeros cristianos nos dice que cuando a María le tocaba el día de terminar su vida terrena, ella le pide a Jesús que estuvieran los apóstoles, al menos los que aun estaban vivos. Entonces el espíritu santo les aviso a los apóstoles y estos tomaron camino. Esa noche ellos estuvieron acompañándola, y al final de ese día su alma sale de su cuerpo.

Entonces, los apóstoles toman el cuerpo y lo llevan a un sepulcro, hoy llamado la tumba de la bienaventurada Virgen María, ubicado en Jerusalén, allí fue sepultado el cuerpo de María. Tomas el mismo apóstol que no estuvo cuando se les apareció Jesús a los apóstoles, tampoco estuvo cuando, María sale para el cielo. Entonces Tomas llego al día siguiente, y le pidió a los apóstoles ir al sepulcro y quitar la puerta y besar por última vez las manos de María, pero al abrir el sepulcro no encontraron nada. Solo encontraron un lecho de rosas en el lugar donde estaba su cuerpo. Dios se había llevado su cuerpo incorrupto.

Como ya habíamos visto en apocalipsis, nos dice que cuando lleguemos al cielo, veremos el arca en el cielo. El arca que vamos a ver es el cuerpo incorrupto de nuestra madre santísima, que fue llevado al cielo en alma y luego su cuerpo asunto al cielo.

 

Solemnidad de la Asunción de la Virgen María

El 15 de agosto se celebra en la Iglesia la fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María y tiene por objetivos la feliz partida de María de esta vida terrenal y su asunción al cielo.

“En esta solemnidad de la Asunción contemplamos a María: ella nos abre a la esperanza, a un futuro lleno de alegría y nos enseña el camino para alcanzarlo: acoger en la fe a su Hijo; no perder nunca la amistad con él, sino dejarnos iluminar y guiar por su Palabra; seguirlo cada día, incluso en los momentos en que sentimos que nuestras cruces resultan pesadas. María, el arca de la alianza que está en el santuario del cielo, nos indica con claridad luminosa que estamos en camino hacia nuestra verdadera Casa, la comunión de alegría y de paz con Dios”. (Homilía de Benedicto XVI en 2010)

 

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo con tus familiares y amigos para el crecimiento y fortalecimiento de nuestra Fe. Saludos y Bendiciones.

También te puede interesar:

APOLOGÉTICA MARIANA, ¿EN VERDAD CONOCES A LA VIRGEN MARÍA?

EXPLICACIÓN SOBRE LAS APARICIONES Y ADVOCACIONES MARIANAS

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE EL SANTO ROSARIO

PREGUNTAS FRECUENTES DE PROTESTANTES SOBRE LA VIRGEN MARÍA

Comentarios
Comparte con tus amigos:

También te podría gustar...